Youtube un paraíso al que vencer.

Los Reyes Magos y Papá Noël se han ido dejando una estela de cajas destrozadas, papeles rotos y almas contentas por haber obtenido lo que deseaban. Esto podría ser cierto hace algunas décadas cuando los padres, con mucho esfuerzo y sobre todo sabiduría, dejaban lo justo ante todo lo señalado en el catálogo de juguetes o con un dedo ansioso frente a un escaparate. Ahora ya no es así.

Los niños no encargan como antes. El catálogo lo miran y con voz directa y clara te dicen: "éste lo he visto en un vídeo y no trae el muñeco". Tú, con cara de palo, miras al sujeto y sólo respondes un : "ah" pero te quedas con ganas de decir más, mucho más. Ya no sólo los mayores buscamos lo que deseamos por internet, ellos también y Youtube es su paraíso.

Sólo por curiosidad, deberías mirar los vídeos en los que una señora con voz chirriante, juega con juguetes para niños, pone voces y a Peppa Pig llama "La Pepa". Esa voz taladrante, es ídolo de masas para los niños de entre 3 y 6 años que observan absortos cómo los abre, coloca, habla entre ellos. Ésos son los juguetes que después pedirán.

Pero la cosa no queda ahí. Es tal la información que poseen que, mientras tú crees que están viendo un vídeo inocente, les están sugiriendo que es bueno tener docenas de regalos en Navidad. ¿Qué sería de Nenuco si sólo viene el muñeco? Tiene que venir acompañado de bañera, vestidor, cama, silla y demás artículos que cuestan lo mismo o más que el muñeco en cuestión.

La época en la que señalabas anhelante y sólo llegaba un regalo elegido por Papá Noël y Los Reyes ha acabado. Cuando sólo ven un regalo bajo el árbol, independientemente de su envergadura, el chasco es mayúsculo, máxime si no era del color que pensaban o, si ya ha sido un osado y Papá Noël no ha escogido entre los mostrados, pueden entrar en barrena.

Con la frase "a mí sólo me traían uno" o "hay niños que no tienen nada" tampoco arreglamos el problema porque les da exactamente igual. Te están escuchando como si fueras la megafonía de un supermercado y quizás tendrías más suerte con voz chirriante y haciéndote youtuber.

Aunque les inculques los valores que te enseñaron, el mundo online puede que les esté mostrando otros y, a su vez, se retroalimentan con sus amigos que están en la misma situación. Es un círculo vicioso pero con insistencia y eterna paciencia se puede intentar vencer. 

... no nos dejes caer en los vídeos de juguetes y huevos kindle de youtube y líbranos del mal. Amén.

Porque todo aquello que se hace con amor, desde enseñar hasta aprender, tiene su recompensa...

ESUMA - Marketing & Business School