Buenos días Guapi!

Cuando nos levantamos por la mañana cada uno comienza su propia rutina, unos se duchan, otros se toman el café primero y otros salen a correr. Lo que hemos perdido es la conversación.

Ahora tenemos que valorar si las conversaciones sustituidas merecen o no la pena. Las abandonamos por ver si los 512 amigos, de los cuales recuerdas a 80, le han dado a "Me gusta" a la foto de comida que habías puesto o al selfie del fin de semana con 7 filtros sin piedad que hacen que parezcamos que jamás pasamos de la adolescencia. 

La mayoría de las noticias las vemos en Redes Sociales, ya ni siquiera leemos los periódicos en la cafetería mientras desayunamos, si no que comemos la tostada mientras nos reímos solos por cualquier vídeo de un niño comiendo papilla como si fuera el monstruo de las galletas o se nos cae un lagrimón, sin vergüenza ninguna, al ver como un militar regresa a casa y su perro lo abraza de nuevo.

Queremos, deseamos desayunar o almorzar solos para tener ese momento emocional con una máquina. Comer es distinto. Ya no es tan triste ver comer a alguien solo pero, aún así, el hábito es de comer acompañado. ¿cuántos serán a la mesa? Cuatro. Mi amiga y nuestros móviles. Con un: " perdona un momentito, es que esto es..." ¿Es qué? En serio, ¿qué es exactamente?. ¿Tan importante es lo que le ibas a escribir que dejas a la otra persona mirando su comida y con la conversación en la que te mostraba su alma a medias? Ya es imposible retomar esa conversación con las mismas ganas, ni quiero contarlo ahora ni después lo haré. Nos pongamos como nos pongamos, las nuevas tecnologías han llegado a hacernos maleducados e irrespetuosos con los demás.

Instagram, Facebook, Twitter, Linkedin... mucha vida 2.0 pero debemos plantearnos si nos gusta más un: Buenos días cariño o un Buenos días Guapi de la Vecina Rubia, a la que le alabamos el ingenio y nos aporta unas grandes carcajadas pero a la que no le vemos el rostro ni nos sonreirá al tomar el café.

Porque todo aquello que se hace con amor, desde enseñar hasta aprender, tiene su recompensa...

ESUMA - Marketing & Business School