Picar, picarás.

Hace unos días leía un artículo que nos hablaba de los trucos psicológicos que emplean las tiendas online para que quememos la tarjeta de crédito como, por ejemplo, stock que se acaba o la sugerencia de productos complementarios. Realmente, estos trucos no son nuevos. El comercio tradicional lo ha estado empleando durante años y es el mundo virtual el que ha decidido extrapolarlo a la venta online, por ese motivo, no creo que ahora piquemos más si no que la accesibilidad de la compra es inmediata mientras que en la tradicional tenemos que desplazarnos. 

Aunque conocemos el truco del almendruco, nos emocionamos en un sólo clic porque creemos que hemos conseguido el par de zapatos que queríamos y se nos oye un "menos mal, que casi me quedo sin ellos". No nos hace falta saber qué trucos psicológicos emplean las marcas si no qué engaño nos vamos a decir a nosotros mismos, en esta ocasión, como excusa para volver a picar una y otra vez con el mismo cebo.

Ahora hemos tenido Black Friday y tras él las compras navideñas que, por supuesto, no hemos realizado todas ese día porque justo lo que queríamos no estaba de oferta y si no que se lo digan a mis botas de cowboy.

Todas las fiestas tienen un algo especial que nos hace comprar y derrochar pero las grandes culpables de no poder comprar nada durante meses son las Fiestas Navideñas. Estos días nos aportan la excusa perfecta para picar sin tener remordimiento. Con cara de santo y ojos de perro abandonado se oye un "es que es Navidad" así, bajito, y con el brazo del sabio que ha dicho que es un derroche agarrado fuertemente. 

Todo influye, pero el mundo online no te aporta las luces de la calle, el olor a castañas y la gente más contenta de lo normal. Villancicos sonando, niños señalando escaparates y jóvenes sonriendo  sin venir a cuento con cara evocadora como si guardaran el gran secreto de la Navidad. Puedes intentar hacerte el fuerte, decir que este año no te va a pasar, que para qué si luego no le gusta, si luego lo cambiará, si le dura dos días,... Seamos francos: picar, picarás. Felices fiestas

Porque todo aquello que se hace con amor, desde enseñar hasta aprender, tiene su recompensa...

ESUMA - Marketing & Business School