Necesito unas botas negras.

Maslow y su pirámide nos enseñaron hace mucho tiempo que las necesidades son las que son y las tienes o no las tienes y, estamos convencidos, que tuvo en cuenta que cuando no hay necesidad uno se puede autoconvencer hasta que parece que si no dispone de algo morirá o caerá en una depresión horrorosa.

Los expertos en Marketing nos hemos asegurado que los deseos se camuflen de tal forma que nos haga parecer que son necesidades imperiosas parecidas al hambre, al sexo o al descanso.

Ejemplo a seguir donde los haya es Apple. Este gigante del Marketing consigue que una charla parezca tan importante como el discurso de Martin Luther King. "I have a dream" an iPhone 7, 8, 9... o el que toque. Si no tienes el último teléfono, iPad o el reloj que "necesitas" porque te dice si has dormido bien o mal (como si no supieras tú que has dormido como un perro en plena nieve) no eres nadie.

Consiguen generar tantísima expectación que los consumidores fieles de Apple, no pueden entender que el teléfono sigue funcionando desde hace un año. "Está viejo" ¿viejo? ¿viejo? ¿y cuando esperabas 3 años hasta conseguir los suficientes puntos para tener uno nuevo sin gastarte nada?. Éso ya no es posible. La tecnología avanza y los deseos pasan a parecer necesidades inmediatas. "Necesito el nuevo iPhone, éste ya no se oye bien" ¿has probado a subir el volumen? 

Pero no es sólo tecnología. La moda también es la gran generadora de necesidades inexistentes.

Necesito esos pantalones para una cena. Veamos: ¿no tienes pantalones en tu casa?, ¿vestidos?, ¿faldas?, ¿un peto de rayas?,... Hasta el peto probablemente lo tengamos, pero ya no encaja con el modelo que te has creado en tu cabeza, que has visto en un anuncio en Instagram, Facebook,... y a un sólo click. Ohhhh bendito internet, y sus ofertas al alcance de mi índice. La accesibilidad tan abrumadora que tenemos nos ayuda a saciar nuestras debilidades continuamente y es contagioso porque, obviamente, se lo vas a decir a tu amiga o compañera de trabajo o les vas a mandar el enlace directamente ¿éste (foto) o éste (foto)? Nadie responde con un: ¿no tenías unos muy parecidos en gris? las únicas respuestas válidas son: el 1 o el 2.

Y por supuesto pase lo que pase, todos los años necesitarás unas botas negras. Las últimas están destrozadas, ese tacón ya no vale para tu nuevo estilo o todas son marrones. Da igual. 

Seamos sinceros y cambiemos el verbo. No necesitas, deseas como si no hubiera un mañana y si nos tenemos que engañar a nosotros mismos sabemos perfectamente cómo hacerlo. Somos los magos de cambiar en nuestra mente lo que no queremos oír y nos vendemos los productos solitos. Precio real: 23,99; Precio que diremos: 20.

Si no nos ganamos todos la vida de comercial es porque no queremos y recordamos que ahora estamos en Rebajas. Click.

Porque todo aquello que se hace con amor, desde enseñar hasta aprender, tiene su recompensa...

ESUMA - Marketing & Business School

 

Al final fue un botín, no una bota negra, porque parece ser que lo "necesitaba más". El próximo invierno volveremos a contar el mismo cuento

Al final fue un botín, no una bota negra, porque parece ser que lo "necesitaba más". El próximo invierno volveremos a contar el mismo cuento